Archivo de la categoría: Viajes

Mis imprescindibles de Lisboa – primer viaje

Estuve en Semana Santa en Lisboa, mi primera vez en Portugal. Para mí, es una ciudad que tiene ese encanto especial de resistirse a lo moderno y  que te traslada a la vida de los abuelos, de las calles y cosas “de toda la vida”: mercerías, mercadillos, tranvías y limpiabotas o lustrabotas y pastelerías tradicionales.

Crecí con muchos amigos de origen portugués y Lisboa me resultó, como España e Italia, bastante familiar y cercana a mi infancia y a los buenos recuerdos de  mi país, Venezuela.

Definitivamente, volveré. Es una ciudad pequeña, que parece que en unos días puedes conocerla, pero luego te vas llenando de experiencias, sabores y vistas que te hacen querer repetir y explorar un poco más. Además, huele a canela y azúcar, huele a pasteles y hojaldre.

Debo agradecer al blog de Machbel porque me ayudó a preparar mi plan según lo que quería ver y comer, mis dos prioridades turísticas al viajar. No sé cómo viajábamos sin blogs e Internet. Seguro que no era tan grave como me lo imagino, pero hay que reconocer que ahora lo tenemos un poco más fácil que antes. Aquí compartiré mi experiencia, os recomiendo igualmente que visitéis su blog para más detalles.

Lo primero, mis 3 imprescindibles de Lisboa: zapatos cómodos (deportivos, mejor), pastéis de Belem y probar cualquier pescado, sobre todo si es bacalao.

Difícil elegir 3 así que os dejo como un plus, dos experiencias importantes: el vinho, do Porto o el Verde, y los jardines de la Quinta Da Regaleira en Sintra.

Lisboa es una ciudad para caminarla, tiene muchas subidas y bajadas porque está construida sobre colinas, así que ir con zapatos cómodos es vital. Sus calles son de piedra, evita llevar tacones si tienes planes de dar un paseo. De hecho vi pocas mujeres con tacones, no sé si fue casualidad.

Sobre los pastéis de Belém, veréis que en todo Lisboa venden los pastéis de nata. Olvidaros de comerlos por ahí, tenéis que ir  a Belém y probar los originales, cuya receta es todavía secreta.

El sitio en cuestión se llama la Fábrica dos Pastéis de Belém. Lo reconoceréis rápidamente por sus azulejos y por la fila que se forma en el mostrador. Podéis hacer otra fila para comer dentro o pedirlos en el mostrador y comerlos en la barra o fuera.

#consejosalyazúcar: Hay un tren que te lleva directo a Belém, no toma mucho tiempo recorrerlo así que es un buen plan para ir a merendar. Si el tiempo lo permite, cómprate los pastéis de Belém y ve al parque a disfrutarlos viendo la bahía lisboeta.

Al día siguiente, fui a conocer Sintra. Es para estar todo el día, hay mucho que caminar  y mucho que ver, a la noche podéis tomar el tren de regreso a Lisboa.El tren tarda unos 45 minutos, yo llegué a Sintra a la hora de la comida. Hay varios restaurantes con terrazas chulas, yo comí en Tasca Do Xico.

#consejosalyazúcar: En Portugal, a diferencia de España, se come entre las 12.30 y 13.30h aunque vi pocos sitios que cerraran a las 16h como aquí. 

El postre tenéis que tomarlo en la Piriquita, donde los travesseiros de Sintra y las queijadas son lo más típico, aunque podéis agregar también las bolas de Berlim y los suspiros. No os preocupéis, caminaréis tanto que necesitaréis cada una de esas calorías.

El recorrido que hice fue Castelo dos Mouros, lo vi desde fuera, de allí al Palácio da Pena, al que recomiendo entrar y finalmente, la Quinta da Regaleira, mi favorita y a la que TIENES que entrar y recorrer sus jardines.

Como aprendizaje, después de recorrerlo casi todo caminando, mis pies y yo os sugerimos tomar uno de los autobuses que recorren los principales sitios turísticos, para ahorrarse tiempo y energías. Y podéis empezar por la Quinta Da Regaleira y luego seguir subiendo hasta el Castelo Do Mouros y finalmente rematar en el Palácio da Pena y bajar en el autobús. Hay otros sitios que visitar, en cada uno te cobran por entrar y el más caro es el Palácio da Pena, así que podéis elegir entrar a alguno de estos 3 que son los más representativos.

Para finalizar el día en Sintra, iros a alguna de las vinotecas cerca del Palácio Nacional  y tomaros un buen Porto. También vale un buen café o helado en alguna de las callecitas coloridas de Sintra, que han ganado concursos por sus colores y detalles.

Al día siguiente, opta por un plan más relajado, tus pies lo agradecerán. En mi caso, me tomé el tranvía rojo o tranvía 28 en la Plaza do Comércio, para ir por las principales calles de Lisboa y ver el barrio con más historia, el Alfama. Si te ves con fuerza, puedes subir a pie hasta el Alfama y sentarte en alguno de sus miradores a descansar.

#4sqsalyazúcar: Como sabéis, soy muy fan de Foursquare y allá donde voy, hago mi lista de lugares y voy dejando tips. Os dejo la de Lisboa, que espero poder alimentar en futuras visitas y con vuestras sugerencias.

Y para cuando tengas (tengamos, ejem) nostalgia de esos deliciosos pastéis de Belem o esas crujientes croquetas de bacalao, travesseiros de Sintra o simplemente te apetezca probar un poquito de Lisboa en Madrid, te dejo otra de mis listas Lisboa en Madrid.

Cuando al estómago le invade la nostalgia, hay que estar preparados. Ya iré comprobando qué tal están.

Si queréis ver mi viaje a Lisboa en fotos, podéis visitarme en Instagram: @astridgeekhunter.

¿Dónde me quedé? Alquilé un piso precioso, muy acogedor y céntrico a través de airbnb. Tonan fue nuestro anfitrión y desde el primer momento estuvo muy pendiente de darnos indicaciones, recomendarnos restaurantes y cómo movernos en Lisboa.

Esto me lleva al último punto, el más importante, y es que lo más agradable de Lisboa para mí ha sido su gente. El idioma no es un impedimento, intentarán hablar lento para que les entiendas y son muy educados y amables. De hecho, en varios medios de transporte y restaurantes te hablan en Inglés o Español, lo cual se agradece como turista cuando el portuñol se queda corto. En otro post os dejaré mi chuleta de Portugués, creo que siempre que se pueda, es un buen gesto aprender algunas palabras del país al que viajas para comunicarte.

#consejosalyazúcar: aprende frases para saludar y dar las gracias y cuando tengas dudas, empieza utilizándolas y luego habla Español lentamente. Al despedirte, “obrigada/o” siempre será recibido con una sonrisa. 

Si conoces algún otro sitio que valga la pena conocer en Lisboa o en Madrid, por favor déjame tu recomendación en un comentario.

Etiquetado , , , , ,

El tren: de pasajero, la nostalgia

Viajar era una experiencia muy diferente a sobrevivir a un vuelo de Ryanair.

Antes, el traslado era parte del viaje, disfrutabas del camino antes de llegar a disfrutar del destino al que te dirigías.

Para empezar, antes no habían aviones. ¿Cómo se viajaba entonces? A pie, a caballo, en barco o en tren.

            Source: squidoo.com via Shannon on Pinterest

Antes de existir los trenes, los viajes solían ser muy costosos y duraban muchísimo. Los trenes, especialmente los trasatlánticos, representaron una gran innovación para la industria pero luego perdieron su sentido con la llegada de los aviones.

Source: trains-worldexpresses.com via Cristie on Pinterest

También hay que decirlo, viajar en avión solía ser un placer en sí mismo. Las azafatas de tenían que ser modelos, se les enseñaba a caminar y hablar e incluso a asistencia en caso de que alguna pasajera diera a luz en el avión, diseñadores importantes elaboraban sus uniformes; la comida era muy diferente; el combustible todavía no era un problema. Antes viajar en avión significaba que…

  • Te vestías para la ocasión.
  • Tu familia y amigos iba a despedirte al aeropuerto y podían acompañarte hasta que entrases al avión.
  • Los cubiertos no eran de plástico.
  • Panam tenía un programa (reuniones, libros, clases) para ayudar a los pasajeros que tuvieran miedo a volar.

Source: modernkiddo.com via Astrid on Pinterest

Aquí podréis saber más sobre cómo era volar en Pan-am, descrito por sus propias azafatas

Y os recomiendo este artículo “Come Fly With Me” que trata las aerolíneas vintage y de donde he sacado muchas de las fotos de este post.

Sí, viajar antes era un placer.

Ahora, ahora nos queda la nostalgia. Visitar en museos los recuerdos de aquellas épocas mejores y asegurarnos de capturar en nuestras cámaras ese instante por siempre utilizando, por supuesto, el filtro adecuado de Instagram.

A veces, con un poco de suerte, podemos vivir en ese momento del pasado y degustar un poco de aquella vida que bastante difiere con la que tenemos y tendremos.

Buscando atrapar ese momento, descubrí un sitio con mucho encanto, aquí mismo en Madrid. Les hablo del Restaurante El Vagón de Beni.

Este restaurante es un vagón de tren ambientado en sus mejores épocas, aquellas en las que se contaban historias de asesinatos y nadie podía abandonar el tren hasta encontrar al culpable.

Comimos muy bien, de precios, es para darse un gusto o en una ocasión especial (como fue mi caso). Aquí lo que comimos:

Primer plato

Primer plato

Segundo plato

Segundo plato

El postre

El postre

Tenéis un montón de fotos el sitio en su fan page. Y en su página web podéis consultar el menú y el teléfono para reservar.

La web también se podría decir que te permite viajar en el tiempo, a aquellos días en que las páginas tenían que tener música y Flash eran casi obligatorio.

Revivir la experiencia de viajar en un tren.

De recordar aquella comida, me entran ganas de ir a por todas y montarme en un tren hacia Istanbul. Como soñar todavía es gratis, aprovecho y os dejo algunos artículos con información de planes para viajar en tren. Esto va directo a mi lista de viajes pendientes y espero poder contaros algún día cómo ha sido la experiencia.

 Source: justcallmegrace.tumblr.com via Cristie on Pinterest

Puede ser una experiencia costosa si se quiere hacer como era antes. Pero hay opciones bastante asequibles. Una vez probé dormir en el tren-coche a Galicia y debo decir que ¡fue todo menos romántico!

Sin embargo y sin ir muy lejos, en España hay varias opciones:

Luego si queremos ir un poco más allá, está el romántico sueño de montarnos en el famoso Expreso de Oriente, entre otros. Existen varios trenes que recorren Europa y Canadá, por si os animáis a la aventura.

 Source: travelworld0.blogspot.com via Cristie on Pinterest

Mientras, yo aprovecharé de viajar gracias a la magia del cine, viendo algunas de estas películas ambientadas en trenes. Señores pasajeros, abrochen sus cinturones…

Source: flickriver.com via Astrid on Pinterest

Etiquetado , , , , , ,